Madera de haya

Si hay un tipo de madera que destaca por comportarse muy bien independientemente del acabado que le des y el uso, es la haya. Esta también cuenta con un color claro muy atractivo y llamativo.

Además, debido a las explotaciones forestales sostenibles, es uno de los tipos de madera más utilizadas por su gran abundancia.

Anteriormente solo se utilizaba como leña, pues ante la humedad sufría de un terrible comportamiento. Sin embargo, cuando se descubrió que si se le aplicaba un poco de alquitrán, todos estos problemas de debilidad quedaban solucionados, se comenzó a usar nuevamente, estando presente incluso en vías de trenes.

Por lo general, el árbol de haya alcanza los 40 metros de alto y tiene una expectativa que supera los 300 años. Y, en cuanto al clima, no soporta el calor excesivo ni tampoco el frío en extremo, por ello, si se va a cultivar, es importante cerciorarse de que las condiciones climáticas sean óptimas.

Las diferentes especies del haya

Desde que la madera de haya se volvió comercial, se ha vuelto increíblemente demandada para distintos fines. Sin embargo, no existe una única variante del árbol, sino 10, pero son solo 2 los que cuentan con un alto nivel de comercialización.

Los dos tipos de haya que se comercializan son la americana y la europea. Aunque parten de un mismo origen, poseen diferencias muy bien marcadas. Es importante conocer todo sobre estas para entender cuál se adapta mejor a nuestras necesidades, en caso de requerirlas.

Cabe destacar que las diferencias entre la haya europea y americana no son únicamente estéticas, sino también en cuanto a su densidad y otros elementos. A continuación, conoceremos detalladamente sobre ambos tipos.

Haya americana

Su nombre oficial es Fagus grandifolia. La haya americana recibe esta denominación debido a su ubicación, pues se extiende a lo largo de toda Norteamérica, partiendo desde Nova Scotia en Canadá hasta Texas en los Estados Unidos.

Este árbol suele crecer hasta los 35 metros de alto y tiene una corteza con una tonalidad gris. La madera que se obtiene de este es sumamente importante para la industria, pues es fuerte, dura, resistente y pesada. 

De hecho, su resistencia es tanta que incluso algunas máquinas mecánicas no pueden cortar los árboles. Se suele utilizar para fabricar muebles, utensilios, herramientas y contenedores. Todo tipo de productos resistentes.

Haya europea

Su nombre oficial es Fagus sylvatica. También es conocida como haya europea o común. El árbol del cual se extrae la madera tiene una longevidad de unos 250 años. Aunque crece a un ritmo bastante lento, es capaz de alcanzar los 40 M de alto.

Su nombre común se debe a su ubicación, pues se extiende por Europa, desde Grecia, España, Suecia, Noruega, Finlandia e incluso Alemania. Este árbol tiene muchos usos, desde simple decoración para jardines y parques, hasta usos medicinales.

Es utilizado para preparar remedios naturales por sus propiedades antidiarreicas, antisépticas, antiinflamatorias y astringentes, pero también se utiliza para crear carbón vegetal.

Características de la madera de haya

Aunque existen muchos tipos de árboles de haya, cada uno con características y descripciones diferente, lo cierto es que todos poseen una serie de atributos en común.

De hecho, independientemente del tipo de madera de haya, todas coinciden en las siguientes características:

La madera de haya tiene colores claros, aunque con el tiempo adquiere una tonalidad un poco rojiza. No obstante, no importa cuánto varíe su color en el tiempo, siempre es clara.

  • En su exterior, se pueden notar algunos defectos, como un diseño de corazón rojo producto de un ataque cromógeno.
  • Su fibra es recta.
  • Es un tipo de madera bastante pesada. Oscila entre los 720 kg /m3.
  • En cuanto a la resistencia, esta madera se pudre en presencia de humedad. Por ello se le debe aplicar alquitrán y otros protectores.
  • Es un tipo de madera muy económica a nivel mundial.
  • Esta madera es bastante fácil de trabajar, incluso para curvar y realizar torneados. Tiene buena respuesta ante la flexión, siempre que se use vapor.

¿Qué es la madera de haya vaporizada?

Por defecto, la madera de haya no tiene buena respuesta ante la flexión, pues aparecen detalles de tensión y puede romperse. Por ello, es necesario recurrir a procesos externos para mejorar este detalle.

Al hablar de haya vaporizada, nos referimos a la misma madera, pero que fue sometida a un tratamiento de vapor, el cual consiste en exponerse a vapor de agua que oscile en una temperatura de 100 grados centígrados por, al menos, 2 días.

El propósito de aplicar este tratamiento no es otro que eliminar las tensiones en el interior de la madera por su crecimiento, favoreciendo así su elasticidad. Por ello, se vuelve mucho mejor trabajar con ella y darle forma, como mencionamos antes.

La madera de haya vaporizada se suele utilizar en ebanistería y carpintería interna, también para construir mobiliario, chapas de revestimiento decorativo, curvado y torneado, juguetes, objetos deportivos y hasta vías de ferrocarril.

Principales aplicaciones o usos

Una vez se ha aplicado el tratamiento de vapor, la madera de haya es mucho más cómoda para trabajar con ella. Tanto es así que tiene muchos usos y aplicaciones, dentro de los que podemos destacar los siguientes:

  • Construir mobiliarios para el interior de los hogares; como armarios, mesas, entre otros.
  • Realizar trabajos con toda clase de curvados, torneados y tallas sin problemas.
  • En la carpintería de interiores para fabricar puertas, tarimas, revestimientos de madera duradera.
  • Para construir chapas de madera y hasta tableros de contrachapado. Esto debido a que la madera tiene un muy buen comportamiento con la popular técnica de desenrollo.
  • Se pueden construir herramientas con la madera de haya, como arados, mangos, carros, entre otras.
  • Se pueden construir vías de ferrocarril con la madera de haya.

Estos son algunos de los usos y aplicaciones de esta madera haya de gran calidad, aunque lógicamente no son todos.