Madera de roble

La madera de roble ha sido utilizada en diversos países desde hace mucho tiempo atrás; de hecho, sus usos principales radican en el oficio de la carpintería y la construcción. El motivo principal por el que la madera de roble es tan famosa, es porque aparte de resistente, también es bastante densa.

Resiste la humedad como ningún otro tipo de madera, además, sus condiciones mecánicas siempre son positivas. Esto quiere decir que resulta perfecta para el sector industrial de la construcción.

El roble tiene historia en los siglos XVII y XVIII, cuando se usaba en la fabricación de navíos o embarcaciones para la Marina Española. Aparte de haber sido muy demandado en la industria naval, también lo es actualmente en la ebanistería, carpintería de mobiliario y tonelería.

La densidad de la madera de roble gira alrededor de los 710 kg/m3, considerada así una de las más pesadas con fibra recta y de granularidad gruesa. Sus tonos naturales pueden variar entre marrón y un poco de amarillo.

Una característica muy llamativa de esta madera es que su uso en la tonelería se está volviendo muy necesario con el pasar de los últimos años, y es que sus propiedades organolépticas lo vuelven la superficie ideal para la fermentación de bebidas que necesitan tiempos precisos de maduración, como el whisky y el vino.

Las diferentes especies del roble

Existen hasta la fecha más de 250 especies de robles distribuidos alrededor del mundo. Países como Croacia, Rusia, Estados Unidos y Rumania han decidido dar un paso adelante  y comenzar a sembrar árboles de roble. Los tipos más comunes son el americano y el francés, pero a decir verdad, hay muchas especies más.

El roble suele crecer en suelos con humedad pero a un paso muy lento. Y, debido a las condiciones climáticas a las que se somete durante toda su vida es que su madera es dura y de gran resistencia, una de las más apreciadas y demandas. No por casualidad es una de las más costosas del mercado y está tan presente en los productos considerados de lujo. 

Lo que define a un roble son sus hojas perennes de altura media y su fruto parecido a una bellota. Podemos encontrar bosques repletos de madera de roble en las zonas más frías y templadas del continente norte, aunque algunas especies se han descubierto en el sur.

Roble europeo

Es considerado un árbol con gran porte, de amplio alcance y majestuosa vistosidad. La textura que propone su corteza es algo rugosa, con surcos verticales y de color marrón, un tanto degradado.

No es tan alto como otros árboles y suele crecer más hacia los lados, alcanzando un diámetro de 27 mts. Sus hojas representan una tonalidad verde muy intensa con algunos lóbulos redondos y para la estación de otoño, cambia su color por un amarillo un poco cobrizo.

Puede soportar perfectamente el invierno, pero no así el calor excesivo. Conserva algo de humedad en su zona media alta y no necesita grandes acciones de mantenimiento ni tampoco debe ser podado. Lo anterior, lo vuelve el árbol ideal para quienes buscan plantas para llenar jardines amplios, además no es atacado por plagas y funciona muy bien para fines ornamentales.

Roble blanco americano

Su denominación científica se expresa como Quercus alba L, es conocido por tener un color marrón un poco pálido de fibra recta. También, cuenta con una hojas vistosas que en su mayoría carecen de cerdas. 

La calidad de la madera del roble blanco es tremendamente apreciada en el ramo de la carpintería y recibe este nombre, gracias a que el interior de su corteza llega a tener un tono levemente gris. La madera del roble tiene muchas ventajas, entre ellas su durabilidad, resistencia y fuerza.

Cuando crece en el bosque con campos abiertos, alcanza alturas impensables, volviéndose un roble totalmente frondoso, amplio y con ramas muy tupidas de hojas. Puede llegar a medir unos 30 mts.

Existen robles blancos con una edad promedio de 500 años, por ello, son aún más cotizados que otros tipos de madera. En lo que se refiere a su hábitat, generalmente se desarrollan en terrenos bajos que sean de características húmedas o secas. 

Roble rojo americano

Su nombre científico es Quercus rubra y es comúnmente conocido también como roble boreal rojo americano. Pertenece a la familia de las Fagáceas y tiene sus raíces en América del Norte, aunque se han avistado hermosos ejemplares en el centro de México.

El roble rojo americano suele ser un árbol con un estilo alargado y que ofrece una fruta llamada bellota. El árbol tiene una característica distintiva por sus hojas, que pueden tener lóbulos diferentes en cada una, lo que se traduce en puntas más agudas, pero al tacto no resultan hirientes.

Puede encontrarse con menor abundancia en Canadá, también en ciertas zonas de Nueva Escocia y Georgia. Puede crecer sin inconvenientes en suelos que sean ligeramente ácidos. 

Su nombre, “roble rojo de América”, es oficialmente llamado así para poder diferenciarlo del “roble rojo del sur”.

Este tipo de árbol crece bastante de forma recta. Alcanza los 35 mt y en algunos casos excepcionales unos increíbles 43 mts de altura. Crece muy rápidamente en suelos fértiles y tolerantes, aunque su clima ideal es el templado/ frío.

Características de la madera de roble

  • Resiste muy bien a la humedad y por ello es poco probable que se deforme o se le generen bultos. 
  • Su dureza y densidad la vuelven el repelente perfecto para el agua.
  • Ofrece muchas tonalidades de color. Lo que resulta ideal para trabajar diferentes productos de carpintería. Entre estos colores se encuentran los tonos amarillos pero un poco más los rojizos.
  • La madera de roble es bastante densa, alrededor de los 700 y los 770 kg/m3. Lo que es ideal para la construcción de muebles de gran calidad asegurando así su durabilidad.
  • Es bastante fácil de manipular. Puede ser atornillada, clavada o aserrada sin que se deforme o se astille.
  • Ofrece un hermoso acabado si se combina con pintura y barnices. Más no es necesario un mantenimiento especial para que se mantenga intacta aún después de muchos años.
  • Es realmente duradera debido a que no se deteriora con facilidad. 
  • Es muy resistente al fuego, es considerado un cortafuegos de excelencia natural.
  • La resistencia a los golpes es una de las cualidades por lo que se utiliza en tarimas, terrazas y demás pisos en exteriores.

Principales aplicaciones o usos

Gracias a su variedad de propiedades, la madera de roble presenta un sin fin de usos. Están los que pueden considerarse normales y otros de mayor envergadura y nivel de sofisticación.

tonel de roble
  • Fabricación de todo tipo de mobiliario: entre ellos podemos incluir los armarios, mesas, sillas, librerías y todos los muebles de casa que se nos puedan ocurrir. También es comúnmente instalado en suelos para tarimas, parques o jardines.
  • Carpintería interior: la mayoría de las ventanas, escaleras, puertas y hasta zócalos están construidos de madera de roble. Siendo un poco más ambiciosos, abarcamos ahora la fabricación de barcos. Y es que por ser tan resistente ante la salinidad y humedad es una madera para estar a la intemperie en el mar.
  • Otros usos: también se utiliza el roble en construcciones de bóvedas, fusiles de escopetas, vigas y un par de puentes. Para terminar, podemos mencionar aquellos usos menos frecuentes del roble pero igual de positivos: las chapas decorativas y la tonelería.

Este último como barricas para conservar el vino y ayudar en gran parte a mejorar la calidad de su sabor y olor. Según sean las características del roble, pueden también variar las características del vino. Uno de los más cotizados y apreciados es, sin lugar a dudas, es el roble francés.