¿Qué es la pintura intumescente?

La pintura intumescente es elaborada para la protección contra incendios de estructuras de acero, techos, suelos, columnas y vigas que soportan a un edificio. Tiene la capacidad de ofrecer un grado de protección térmica a la estructura y retrasar una posible situación de colapso estructural. 

El recubrimiento con este tipo de pintura es la manera más fácil y eficiente para proteger un elemento de carga contra el fuego en un edificio o un almacén, ya que cumple con las prioridades de protección pasiva contra incendios, que es retrasar el colapso por el mayor tiempo posible para evacuar la edificación. 

Pese a que la fórmula de estas pinturas puede variar según la marca, existen componentes comunes como la matriz ligante, resina o emulsión, fuente de ácido, fuente de carbón, agente propelente y sal metálica.

Cuando las altas temperaturas producidas por un incendio entran en contacto con la pintura se liberan sus compuestos, los cuales tienen alto contenido de carbón que aumentan su volumen formando una espuma de aislamiento térmico que protege a la estructura del calor

Dónde y cuándo utilizar las pinturas intumescentes

Estas pinturas pueden ser utilizadas sobre diferentes materiales como el acero y la madera, siguiendo los parámetros establecidos por el fabricante para obtener los mejores resultados.

Este recubrimiento tiene un mayor uso en el área de la construcción, sobre obras industriales en acero, como plantas, galpones y edificios, así como para estructuras públicas como centros comerciales, aeropuertos, iglesias y hospitales.

Pero también son ideales para la protección de elementos de madera, en la versión transparente, como techos, pisos, pilares y escaleras, ya que reducen la reacción del fuego y mejoran su clasificación, aplicando el espesor necesario para un determinado tiempo de resistencia. 

La naturaleza del entorno al que estarán expuestos los elementos que han sido recubiertos con la pintura puede afectar su durabilidad y efectividad en situación de incendio. Por tal motivo es recomendable agregar una capa final en estructuras semi expuestas, de alta humedad ambiental y exteriores.

Cuando la aplicación sea en interiores normales se puede usar sin ningún recubrimiento decorativo adicional. 

¿Cómo elegir el tipo de pintura intumescente adecuado?

Esta pintura es parte de un sistema que comprende una imprimación anticorrosión, la propia pintura intumescente y una capa de acabado. Para elegir el tipo adecuado para nuestro proyecto debemos especificar la capa final de acuerdo al uso previsto del sistema y las condiciones del ambiente.

 A continuación vamos a conocer los diferentes tipos que existen:

Tipo Y

Es el sistema de revestimiento reactivo diseñado exclusivamente para el uso en condiciones internas y semi expuestas (temperaturas bajo 0, pero no a la lluvia y con un límite de los rayos UV).

Son de presentación en base híbrida, resistentes a la intemperie y su proceso de secado es rápido, en solo una hora. Su aplicación puede ser realizada en el sitio o en el taller. 

Es una mezcla flexible que no necesita más que una capa para brindar la protección que la superficie merece. Además es resistente al impacto y es bajo en olor, así que no hay poca ventilación o no estamos al aire libre no representará un problema.

Tipo Z1

Es el sistema de revestimiento reactivo diseñado para condiciones exteriores con alta humedad, es decir lluvias, lloviznas, granizos, vientos huracanados, a excepción de las temperaturas bajo 0. 

La presentación de este tipo de pintura es normalmente en base disolvente. Se debe aplicar en el sitio donde se encuentra instalada la estructura o en los talleres de pintura antes de ser sembradas, preferiblemente en lugares con exposición al aire libre.

Este tipo de pintura se caracteriza por su durabilidad, debido a que tiene una mayor tolerancia climática para el secado.

Tipo Z2

Es el sistema de revestimiento reactivo dirigido a las condiciones interiores con clase de humedad diferentes a las Z1, menos las temperaturas bajo 0.

Están elaboradas mayormente en base de agua y son inodoras, con el propósito de evitar la concentración de olores que representen un riesgo para la salud de las personas, como el del disolvente.

Son ideales para aplicar en las estructuras de los centros comerciales, locales, oficinas, consultorios, y cualquier otro espacio interior que normalmente es concurrido por personas y necesita brindar la mayor seguridad posible sin causar malestar.

Tipo X

Es el sistema de revestimiento reactivo más versátil debido a que puede ser aplicado en cualquier condición: interna, semi expuesta y expuesta, así que se podría decir que es un híbrido entre los anteriormente mencionados.

Puede ser aplicado en sitio y en el taller, en estructuras que están a la intemperie como en las que están protegidas de los cambios climáticos. Es un producto capaz de ajustarse al tipo de superficie, bien sea acero o madera y tiene la misma capacidad de protección en ambas.

Así mismo tiene un elevado nivel de resistencia por lo que cumple con los diversos criterios de durabilidad.

Cosas a tener en cuenta a la hora de aplicar la pintura

Entes de aplicar esta pintura es importante tener en cuenta varios aspectos que nos ayudarán darle el uso correcto, sin desperdicio, de manera que podamos proteger al máximo nuestros proyectos.

Un tema a considerar es el material de la superficie donde vamos a aplicar la pintura, si es de acero el tipo que debemos no será el mismo que emplearemos para la madera, ya que existe una fórmula diseñada para cada uno.

Sobre el espesor de la capa de pintura es variable, y depende de varios factores: el producto, tipología de perfiles, el número de caras expuestas y del proyecto. El espesor mínimo será de 2,2 milímetros y el máximo de 4 milímetros. 

Estas pinturas son valoradas principalmente por su capacidad de aislamiento de calor y retraso en el colapso de las construcciones, pero también le ha valido el reconocimiento por su estética, en comparación con otras formas de protección de estructuras.