Pintura pada madera: cómo aplicarla y consejos a tener en cuenta

como pintar madera

Pintar la madera es una excelente alternativa para mejorar el aspecto de una superficie, mueble u objeto que este fabricado con este material. Asimismo, también puede ser parte de la recuperación y mantenimiento de la madera. Por lo que, es importante conocer todo acerca de dicho proceso y cómo se debe llevar a cabo correctamente; así como también cuáles son las mejores herramientas para lograrlo.

Pintura para madera: ¿Qué es y para qué sirve?

La pintura de madera, también conocida como esmalte para madera, es una sustancia creada para mejorar el aspecto que posee este material. Es muy utilizada luego de la elaboración de mobiliarios, pisos, y otras construcciones con madera. Esto debido a que además de que aporta una apariencia hermosa, también ayuda a la conservación y protección de la madera.

Sin embargo, lo cierto es que, pintar madera es una tarea sumamente compleja, la cual debe llevarse a cabo con sumo cuidado. Y la razón de ello es que, si se emplea incorrectamente la pintura, es posible causar daños irreparables en la madera.

Propiedades y características de la pintura para madera

Las características y cualidades de la pintura de madera dependen de la pintura en sí, pues no todas ellas presentan las mismas propiedades. Sin embargo, en términos generales, las cualidades asociadas a esta sustancia, son:

  • Acabado impermeable.
  • Adición de color a la madera.
  • Aumento en el brillo de la madera.
  • Protección ante rayos UV y calor.
  • Disminución de vetas y defectos de la madera.
  • Protección ante la humedad y proliferación de hongos, bacterias u otros.

Es importante tener presente que, algunos tipos de pintura para madera no ofrecen sino un par de las propiedades mencionadas, pues algunas pinturas son destinadas únicamente al uso de madera para interiores. Mientras que otras se emplean para las maderas de exterior. De allí la importancia de conocer sobre estas sustancias antes de utilizarlas.  

Tipos de pinturas para madera

A fin de poder lograr diferentes resultados, con el paso del tiempo se han ido diseñando y creando múltiples tipos de pinturas para madera, las cuales ofrecen cualidades y propiedades diferentes; ideales para determinados casos. Por lo tanto, es útil saber que, entre los tipos de pintura más conocidos, se encuentran:

Cobertura barniz

Se trata de una de las más utilizadas, pues funciona para fines decorativos, así como también es ideal para proteger la madera. La cobertura de barniz, o barniz, crea una capa que protege a la madera del agua, la temperatura, los insectos y plagas; además de dar un aspecto brilloso y aportar color.

Lo mejor de este tipo de pintura para madera, es que el barniz puede utilizarse en maderas para interior y exterior. Sin embargo, es preciso elegir con precaución, porque hay muchos tipos de barnices, pudiendo presentar composiciones sintéticas, acrílicas, u otras.

Protector lasur

Comúnmente llamado lasur o lasures, es un protector muy empleado en la madera; el cual resulta muy recomendable, tanto que muchos lo prefieren sobre el barniz. Es perfecto para las maderas de exteriores, por lo que se utiliza con regularidad en puertas, revestimientos, cercas, ventanas, entre otros. A diferencia del barniz, los protectores lasures no crean capas sobre la madera, sino que son absorbidos por esta.  

Por lo tanto, el acabado luce mucho más natural y no se cuartea, lo cual puede pasar fácilmente con otros tipos de pinturas para madera. Otro factor interesante sobre los lasures, es que estos suelen incluir componentes insecticidas, o filtros protectores de temperatura y radiación solar.

Base para madera

Aunque no se considera pintura, muchas personas lo identifican como una. Esta es una sustancia importante, ya que puede hacer que se adhiera mejor la pintura en la madera y quede totalmente sellada. La base para pintar madera es indispensable en muchas ocasiones, sobre todo cuando se trata de maderas muy delicadas o blandas.

Cabe mencionar que, se trata de un producto que viene disponible en muchos colores. Por lo que se debe elegir a juego con la pintura, si lo que se desea es obtener un acabado ideal.

Pintura de látex o acrílica

También conocida como esmalte acrílico o a base de agua, es un tipo de pintura muy utilizado y recomendable. Esto debido a que se seca con bastante rapidez, además de que es fácil de utilizar y posee un olor ligero, casi imperceptible. Se fabrica a base de agua y es ideal para maderas de interiores.

Pintura sintética

Se considera el opuesto de la pintura acrílica, esta se fabrica a base de una extensa variedad de compuestos químicos. Posee una consistencia bastante elástica y muy resistente, cualidades que aporta a la madera. Sin embargo, es un tipo de pintura compleja de utilizar, además de que se tarda mucho tiempo en secar y posee un olor bastante fuerte. Este tipo de pintura suele emplearse en fachadas, así como también cualquier otro tipo de elemento en madera que se encuentre en exteriores.

Aceites

Se utilizan para hidratar y proteger la madera, son empleados desde hace milenios y aún en la actualidad, son recomendables. Los aceites para madera buscan proteger este material, pero sin afectarlo demasiado. Usualmente no poseen color, pero es posible encontrar algunos productos con pigmentos.

Los aceites para madera son muy recomendables para cuidar de este material, pero se debe tener en cuenta que no es una sustancia que se adapta a las altas temperaturas. Por lo que, no va bien en superficies y objetos expuestos al sol, o al calor. Lo mejor es utilizar los aceites para objetos como cuadros, puertas, arcos de interiores, entre otros.

Claramente, existen muchos tipos de aceite para maderas, siendo los más recomendables el aceite tung, teca y el de linaza.

Tintes

Se caracterizan por solo ofrecer propiedades decorativas, estos pueden utilizarse en complemento con barnices o lasures incoloros. Son recomendables para su uso en la madera de mobiliario, puertas, ventanas e incluso pisos. Aunque antes de utilizar tintes para madera, es necesario tener presente que hay dos posibles versiones, siendo estos los tintes con base de agua y los de base de aceite.

Cera para madera

Además de protección, esta opción brinda hidratación y brillo a la madera. Es un producto más complejo de utilizar, pues no se aplica directamente; existe toda una preparación previa que se debe cumplir. Sin embargo, es muy recomendable optar por la cera para madera. De hecho, su uso está enfocado principalmente para pisos, aunque también puede utilizarse en mobiliario (mesas, escritorios, libreros, entre otros).

Ahora bien, entre los tipos de cera para madera más recomendable, destacan el de carnauba y el de abeja.

¿Cómo elegir el tipo de pintura adecuado?

Escoger correctamente el tipo de cobertura o pintura para la madera, es fundamental para obtener buenos resultados. Y es que no solo se trata de cambiar la apariencia de la madera, sino también de protegerla y asegurarse de que la pintura le aportará resistencia y durabilidad.

Por lo tanto, es recomendable que, al momento de elegir la pintura para madera, se tengan en cuenta, los siguientes consejos:

  • Identificar el tipo de madera: Las maderas no son iguales, existen muchas variaciones diferentes, con cualidades y características en específico. Y aunque no parezca, estos son factores que pueden influir en la compatibilidad con la pintura. Por ello se debe establecer si la madera estará en el exterior o interior, si esta presenta un cuerpo resistente o blando, entre otros.
  • Establecer qué acabado se desea: El tipo de madera no es lo único que se debe evaluar para escoger, sino también los resultados que se esperan obtener. Así que, previo a la elección, se debe identificar si se desea un acabado brillante, mate o satinado; si se desea mantener el color original de la madera, cambiarlo un poco, o si se desea una tonalidad totalmente diferente.
  • Tener en cuenta la protección: La madera es un material que puede atraer escarabajos, carcomas y otras plagas. Asimismo, también puede ser muy sensible a la humedad, o las temperaturas. Por ello, al escoger una pintura o cobertura, es necesario pensar en las propiedades protectoras que ofrecerá al material. De lo contrario, tendrá poca durabilidad.

Claramente, hay muchos otros factores que vale la pena considerar, como la dificultad que implica el uso de la pintura, el tiempo de secado, la durabilidad de su acabado, entre otros.  

Pasos a seguir para pintar la madera: Antes y durante

Pintar la madera no consiste en aplicar la sustancia en la superficie y dejarla secar. Al contrario de lo que se pensaría, es un proceso bastante complejo, que necesita una preparación previa; la cual consta de varios pasos y estos pueden variar con el tipo de madera, el tiempo que posea, el producto utilizado para pintar, entre otros.

Así que, es importante saber que, los pasos previos a pintar la madera, son

  1. Limpiar la madera: Este proceso debe ser llevado a cabo con una lija, la idea es lograr que la superficie se encuentre limpia, sin grumos y sin restos de pintura u otros elementos.
  2. Utilizar una base o tapaporos: Esto es a fin de cerrar los poros de la madera, de forma que no absorba demasiada pintura, ya que con el tiempo podría causar que se desprenda.
  3. Pintar la superficie: Luego de que la madera esté limpia y preparada, es momento de comenzar a pintar. Se deben seguir las instrucciones establecidas por el fabricante, respetar metodología recomendada, entre otros.
  4. Dejar secar: Luego de la primera capa, será momento de dejar secar la madera. Debe ser durante el tiempo recomendado, y se recomienda que la madera se encuentre en un lugar seco, sin viento, ni exposición solar.
  5. Pintar nuevamente: En caso de ser necesario, aplicar una nueva capa de pintura o esmaltado. Posteriormente repetir el proceso de secado.

¿Qué se hace después de pintar?

Luego de pintar la madera, es recomendable emplear productos que complementen y potencien las sustancias previamente utilizadas. Todo esto debido a que, así es posible obtener mejores resultados, tal y como un acabado más brillante o suave, protección a la pintura, entre otros.

Ahora bien, entre los tratamientos que suelen utilizarse, se encuentran los siguientes:

  • Encerar: Aunque es posible utilizar la cera como único producto para pintar y cambiar la apariencia de la madera, el verdadero uso va luego de la pintura. Esto debido a que, ayuda a lograr un acabado más elegante y brillante.
  • Lasurar: Si la madera es de exterior, lo más recomendable es utilizar un lasur incoloro, ya que este brindará protección ante el sol, la humedad, los insectos y demás; todo esto mientras aporta un aspecto brillante. 
  • Barnizar: Al igual que la cera, el barniz también puede utilizarse como único medio para cambiar la apariencia de la madera. Sin embargo, es excelente para proteger la pintura. Por lo que, es recomendable utilizarlo este producto en su versión incoloro luego de pintar, así se protege sin afectar en el acabado.