¿Qué es el lasur?

Actualmente las personas están pasando mucho más tiempo dentro de sus hogares y esto les está dando oportunidad para hacer arreglos y mejoras en cada uno de sus espacios, sobre todo en aquellas zonas que están en el exterior. Estas son precisamente las que necesitan más cuidado y el uso de lasur puede ser ideal para hacer tales renovaciones.

El lasur funciona para proteger y reparar los daños que la humedad, el sol, la lluvia y algunos otros organismos pueden llegar a causar en superficies como la madera.

Es un producto ideal para mejorar la calidad y rentabilidad de los espacios recubiertos de madera. Hoy en día estos tratamientos se realizan de forma rápida y sencilla, han evolucionado para ser mucho más eficientes y que su aplicación requiera menos horas y destrezas en su mantenimiento.

Productos como este son un tipo de recubrimiento que impregna las fibras de la madera dejando una especie de acabado como “poro abierto”. Esto significa que no se crean capas y por ende, la superficie tiene la posibilidad de respirar para luchar contra los ataques de la humedad y en consecuencia, facilitar la expulsión de esta.

Tipos de lasur

El lasur sirve para cuidar cualquier tipo de madera que se encuentre en espacios abiertos: jardines, terrazas y exteriores en general. Funciona perfecto sobre barandillas, ventanas, puertas, pérgolas y viviendas construidas por entero en madera.

Es un producto que debe aplicarse de forma directa sobre la madera, siempre y cuando esté limpia y seca, además no debe tener polvo ni presencia de grasa. Puedes utilizar un tipo determinado según la superficie que desees tratar, dependerá si quieres un aspecto barnizado, resistente al agua o de acabado mate /brillante.

No obstante, este no solo funciona en madera, sus usos están siendo trasladados a superficies como la piedra, cemento y hasta en piezas de barro. La flexibilidad en las resinas del lasur es lo que permiten su adherencia en cualquier dimensión y variación.

Las principales ventajas de su uso es que repele el agua, es imposible que esta pueda penetrar la madera o la piedra. También bloquea líquidos como el aceite y taninos, protege el tono natural de la madera y no amarillenta las superficie donde se aplique.

Lasur al agua

Es un producto muy resistente a la lluvia y a derrames imprevistos de algún tipo de líquido. Resulta ideal para proteger muebles de jardín, puertas corredizas de madera, barandas, terrazas y cualquier otra superficie expuesta a la intemperie debido a que seca bastante rápido.

El lasur de agua no contiene olor ni color, es totalmente traslúcido, ofrece acabados naturales y por si esto no es suficiente, también contiene filtros UV. Gracias a ello, brinda un alto nivel de protección a todas las superficies contra las inclemencias del sol. Es capaz de repeler el agua en gran medida y también crear cierto espacio en la madera para su transpirabilidad. No necesita mantenimiento adicional y a pesar de ello, previene que la madera se abulte y deteriore.

Por otro lado, contiene preservantes que eliminan la posible formación de hongos y bacterias. Aparte, no requiere lijado y puede aplicarse en madera nueva, contrachapada, aglomerado y en condiciones de salinidad.

Se debe aplicar en superficies sin barnizar o sin tratamientos previos de pintura o de algún otro tipo.

Lasur al disolvente

Es un producto impermeable que ofrece la cualidad de poro abierto y por ello penetra en la madera sin dejar capas. Adicionalmente, ayuda a que las superficies no desarrollen ranuras con el uso o paso del tiempo, por lo que mejora notablemente la apariencia de las ampollas o desconchados.

También cuida y protege de los embates de la lluvia y humedad, repele el agua en gran medida debido a su acción hidrófuga y ofrece de igual forma, protección UV a las superficies donde se aplica.

El lasur al disolvente puede adaptarse a los movimientos naturales de la madera, tiene la gran ventaja que no oculta el vetado de estas o los detalles de fabricación. Está recomendado para maderas macizas, nuevas y contrachapadas.

Aparte de todo, permite que la madera respire y repela de mejor forma la humedad. Sus principales usos radican en superficies como rodapiés, muebles, vigas, ventanas y pérgolas. Ten presente que este lasur tiene que ser usado en superficies limpias, libres de sal o polvo.

Durante su aplicación puedes usar instrumentos específicos como un pincel o brocha y con dos manos de producto, bastará para un buen resultado. No puede ser diluido superior al 10%.

Una vez se haya usado, se recomienda limpiar de inmediato las herramientas con las que se haya aplicado este tipo de producto y tener presente que el lasur al disolvente tiene un período de secado de entre 4 y 6 horas.

Lasur o barniz ¿cuál debo elegir?

El lasur y el barniz parecen productos iguales a la vista, pero sus características, beneficios y resultados resultan bastante diferentes. Empecemos por el lasur, que ya sabemos que es un protector de acabado, que permite que la madera transpire y no retenga humedad en su interior.

Productos como el lasur actúan profundo, dentro de las superficies. Esta es la principal razón por la que evita el agrietamiento o esos desagradables bultos que luego se abren y generan moho y suciedad. Ideal para muebles que se encuentren en el exterior.

Por su parte, el barniz funciona de forma muy diferente. Su aplicación genera una capa a nivel superficial ideal para decoración en la madera, puede ser utilizado en exteriores y también en interiores.

Es capaz de soportar golpes y hasta cierto punto, ralladuras. Al igual que la abrasión que puedan ser producidas por el roce constante. A diferencia del lasur, sus acabados siempre son brillantes o satinados, incluso los hay de múltiples colores.

Que debas decidir cuál comprar dependerá mucho de las terminaciones y soluciones que requieran tus piezas o muebles, las condiciones climáticas a las que son sometidas o el nivel de protección que requieran. Así que, te recomendamos evaluar tus necesidades y luego poner manos a la obra.

Cómo utilizar el lasur sobre la madera

Existen ciertas consideraciones que deberás tener en cuenta a la hora de aplicar el lasur sobre materiales como la madera, tienes que controlar el tiempo de secado y repintado. Sí, es necesario que se apliquen varias manos.

El lasur puede ser usado con diferentes fines, para tareas de bricolaje y decoraciones, reparación de mesas de camping, vallas de jardín o casetas de madera. Todas las texturas que se encuentren en el exterior y sean objeto de los cambios de clima, pueden ser restauradas con este producto.

  • Paso 1: procede a limpiar la madera y asegúrate de que se encuentre libre de polvo, grasa o cualquier otra partícula que pueda afectar el proceso e impedir un acabado de calidad. Puede ser con un trapo húmedo o en caso de imperfecciones más notorias, con una lijadora.
  • Paso 2: ahora es momento de limpiar con un paño seco restos de agua o virutas que la lija haya desprendido. Espera algún tiempo para que la superficie seque por completo.
  • Paso 3: para proteger el material se debe aplicar el tratamiento a poro abierto, el cual es resistente al maltrato del agua y la luz. Utiliza una brocha y guantes de látex, realiza la aplicación en un solo sentido e intenta aplicar una capa fina para comenzar.
  • Paso 4: luego de que el producto se haya secado, puedes repasar cuidadosamente la superficie con la lijadora orbital y proceder a dar una segunda mano. Esto dará como resultado un acabado más prolijo y de calidad profesional.

Te dejamos un video tutorial que sirva de ejemplo y guía a continuación